Experiencias

  • 22 junio, 2020 Ramonlb12

    Febrero fue genial, cada vez me involucraban más en el proceso creativo de la empresa, conocía gente nueva casi todos los días, sitios nuevos, me hice una lista de sitios donde tenía que ir, todo pintaba genial.

    A finales de febrero los temas de conversación y noticias empezaron a ser uno solo, el Coronavirus. Recuerdo en la oficina consultar el mapa de casos en España, recuerdo a mis compañeros preguntándome por mi familia y como iba allí los casos. Recuerdo consultar el numero de casos con un compañero y cuando todavía no llegaba ni a mil, nos quedamos los dos impactados. No sabíamos lo que quedaba por venir.

    Unas semanas después de esto nos mandaron a todos a casa, por aquel entonces en Hungría creo que no se llegaba a los 50 casos. Yo estaba en mitad del proceso creativo para una campaña de aires acondicionados de una conocida marca.

    Pues cerraron todos los bares y pubs con muchísimos casos menos que en España. También es verdad que España e Italia servimos un poco de antecedente para el resto de Europa y que la población de Hungría es aproximadamente la de Andalucía. Tuve la oportunidad de volver a España, pero creo que lo mejor era ir con mi Erasmus hasta el final y así fue.

    A parte del alarmismo inicial la situación en Budapest fue bastante llevadera, nadie te prohibía ir a la calle. La cantidad de trabajo en la empresa se redujo drásticamente también, pero por suerte pude completar las horas establecidas.

    Hoy ya estoy en Córdoba, incluso ya he pasado los 14 días de cuarentena desde que llegué. Si me llegan a decir que mi Erasmus iba a ser así, me hubiera fastidiado saberlo pero me hubiera ido de todas maneras, a parte haber comprado mascarillas y gel hidroalcohólico.