23 marzo, 2021 Martanieto29

El día 15 de Febrero, llegué a Catania, todo fue un poco locura para mí; el viajar por primera vez sola, el tener que coger dos aviones diferentes haciendo escala en Roma y añadiéndole el tema del Covid, pero todo salió perfecto. En cuanto llegué conocí mis compañeros de piso, uno de ellos italiano, el cual me está ayudando bastante con el idioma; y otra chica española que estudiaba en la misma Accademia di Belle Arti di Catania.

Al día siguiente fui a conocer a los demás Erasmus españoles, que casi todos llevaban todo el curso en Catania; y me pareció bastante curioso que a una ciudad como Catania viniesen tantos estudiantes de Derecho (que son la mayoría).

Los siguientes días conocí la ciudad; la cual me pareció un poco ciudad sin ley, donde la mayoría iban sin mascarilla, o el tráfico sin seguir las normas, apenas hay semáforos ni pasos de peatones, y ninguna señal de velocidad; además de la gran mayoría de negocios ilegales; pero sin embargo mucha policía, y militares por las calles centrales como Via Etnea, Via Bellini o la Piazza Duomo.

Una de las cosas que más me sorprendió en la primera semana, fue la lluvia de cenizas por el Etna. Había ido al IKEA con mis compañeros para comprar unas cosas necesarias para el piso y a la vuelta sonaba como si fuese lluvia normal, pero el coche no se mojaba, y ya Juliano, mi compañero de piso nos comentó lo que era, pero nos quedamos asombradas. En cuanto nos bajamos del coche vimos como estaba todo lleno de mini piedras del volcán (lapilli). Además dijeron que hacía varios años que no pasaba, pero en el poco tiempo que llevo aquí ya han pasado varias veces.

Otra cosa que también me impresionó y me gustó bastante es el mercado; hay varias calles donde ponen puestos y puedes encontrar de todo, desde ropa, comida, hasta productos de limpieza, o de casa o productos electrónicos; a muy buen precio y la comida para mi gusto, la carne y el pescado muy buena calidad ya que es fresca.

En cuanto a la Accademia di Belle Arti, está dividida en diferentes partes de la ciudad, pero todas las clases se imparten en Via del Bosco; desde el centro de la ciudad está lejos y hay que coger un bus; aunque este año están impartiendo todas las clases de forma online. El día que fui a visitarla me gustó bastante y me recordó a nuestra escuela Mateo Inurria, por los jardines tan bonitos que tenía. No me dejaron entrar por el tema del Covid, pero lo poco que pude ver era un edificio principal con la secretaría; y el patio rodeado de una gran variedad de plantas, varios edificios pequeños donde cada uno está para las diferentes clases. Y tenía grandes vistas de Catania ya que estaba en lo alto de la ciudad.